martes, 7 de abril de 2020

COVID-19, CRISIS, REINVENTARSE... ¿Y DESPUÉS QUÉ?

Dada la magnitud de la catástrofe, no podía dejar de comentar desde mi punto de vista lo que estoy (estamos) sufriendo desde hace varias semanas. Nada hacía presagiar hace poco más de un mes cómo estaríamos hoy, cómo cada cual intenta sobrevivir a su manera, en todos los sentidos, y cómo nos preguntamos día tras día qué pasará en un futuro cercano. Ahora mismo, el objetivo de mucha gente es recuperar la normalidad, aunque solo sea parte de ella, para poder volver a sobrevivir ahí fuera, una vez que podamos volver a la calle, y cada uno a sus quehaceres diarios en una medida u otra.

La crisis económica nos está golpeando a la gran mayoría, ya hablando y centrándonos en el sector al que pertenecemos, un sector joven, con una estructura frágil, y al que el mazazo ha pillado en plena expansión, eso sí, con muchos de los actores en situaciones más o menos precarias, intentando sacar adelante empresas dedicadas a la elaboración, distribución o venta de cerveza craft. Es satisfactorio ver cómo la mayoría de fábricas, tiendas y distribuidores se han reinventado y adaptado a la situación a través, sobre todo, de la venta online y entrega a domicilio. Una economía de guerra que le llaman, totalmente, viendo cómo cada día muchos de los que antes atendían a sus clientes tras un mostrador, hoy lo hacen puerta a puerta equipados con guantes, mascarillas y pistolas desinfectantes.

También es bonito ver cómo muchos de los contactos que tenemos en redes (La gran mayoría relacionados con el mundillo obviamente) se vuelcan con el sector haciendo pedidos a fábrica, intentando ayudar cada uno en su medida, haciendo hincapié en ayudar a los de casa, a lo local, a los cerveceros de kilómetro cero, a las tiendas de barrio... Todo muy bonito, el sector unido y los clientes haciendo acopio de las cervezas que antes bebían en los bares y compraban en las tiendas, en esas tiendas con estanterías infinitas y un número incontable de referencias y marcas donde elegir. En menor medida, claro, es una de las desventajas de comprar a fábrica, que solo hay una marca... También tiene ventajas, claro, como por ejemplo, el menor precio de las referencias en la gran mayoría de estas cervezas respecto al precio de mercado al que estamos acostumbrados. Pero este tema ya lo tocaremos más adelante...

Si has llegado en tu lectura hasta aquí, probablemente creas que estoy escribiendo este post para dar las gracias a todos los que están ayudando a mantener vivo el sector. Pero no, no se resucita un blog moribundo solo para dar las gracias. Precisamente si escribo este post es porque estoy viendo cosas que no sé de qué manera van a encajar cuando salgamos de este confinamiento, cuando volvamos a cierta normalidad y como les gusta decir a muchos, cuando ya nada sea como antes, cuando todo haya cambiado.

Recuperar la normalidad de la hostelería va a ser complicado, por mucho que todo el mundo diga que está deseando salir a tomar cañas, por lo menos en un tiempo, no será fácil.
Recuperar la normalidad de las tiendas especializadas no va a ser fácil, quizás muchos de los clientes que antes compraban físicamente, habrán descubierto las bondades del comercio online.
Recuperar la normalidad de la distribución no va a ser fácil. Sin un canal de hostelería, y con las tiendas a medio gas, va a ser complicado poner en marcha la rueda otra vez.
Recuperar la normalidad en las fábricas no va a ser nada fácil. La hostelería parada, las tiendas a medio gas y los distribuidores sin poder sacar su stock van a ser un problema. Alguno pensará que las fábricas podrán seguir vendiendo online a cliente final e ir salvando sus producciones a golpe de oferta y precio, igual que están haciendo desde que empezó el confinamiento, pero sinceramente, dudo que será así. Y por eso escribo este post, porque estoy viendo cómo el haberse reinventado para poder seguir vendiendo y sacando stock parado, es pan (migajas en la mayoría de los casos) para hoy y hambre para mañana.

Como ya comentaba antes, el sector es muy joven, los actores también, y cosas importantes como el canal de distribución y de venta a cliente final demasiado frágiles. Y precisamente creo que son estas piezas las que más están sufriendo esta crisis. Por culpa de las circunstancias, las fábricas venden directamente a cliente final, saltándose varios peldaños del entramado, y en muchos casos, o la gran mayoría de ellos, a precios bastante por debajo de los precios de mercado anteriores. Lógico por una parte, pero totalmente destructivo por otra. No culpo a nadie de esta práctica, entiendo que la situación nos ha llevado a ello, pero hay que tener cuidado... No sé si fue antes la gallina o los huevos, pero muchos distribuidores han optado por hacer lo mismo, vendiendo ellos directamente a cliente final, abandonando a su suerte a sus verdaderos clientes, que son las tiendas (online) y los bares, que ahora mismo y por un tiempo están cerrados y sin posibilidad de vender. La cadena de distribución que existía hasta ahora, y que parecía bastante lógica y funcionar decentemente, de repente se ha roto. No sabemos cuándo ni por qué, aunque lo podemos intuir; La crisis, las prisas, la necesidad de sacar un producto lo antes posible, de facturar, de pagar facturas, de seguir vivos...

Pero... ¿Qué pasará cuando todo esto pase? Solo un ejemplo práctico en una hipótesis de lo que puede ser un futuro cercano: Se abre la economía, volvemos a la normalidad y bares y tiendas vuelven a comprar a sus distribuidores, aplican márgenes y ponen a la venta ese producto que el cliente había estado comprando directamente a fábrica. Los negocios se vuelcan en ofrecer producto local para ayudar a esas marcas con las que comparten clientes, ciudad e ilusiones, pero hay un problema, el producto es más caro que en fábrica (lógico) y el cliente ya se ha acostumbrado a ese nuevo precio reducido... Las cervezas locales no tienen la misma salida que tenían antes porque el cliente tiene la percepción de que esas cervezas son caras, las compra en fábrica, que está al lado de casa, u online, y en los bares y tiendas, lugares donde el consumo normalmente es mucho mayor que en casa, tiende a consumir producto internacional, que no tiene la posibilidad de conseguir por los canales antes citados. Una pena, teniendo en cuenta que a mi modesto entender, este sector, en gran parte, debería vivir del valor de la cercanía, del kilómetro cero y del concepto de local. La frescura y la posibilidad de consumir el producto cercano tiene que ser un valor frente a marcas que se cuelan en los grifos y estanterías de bares y tiendas.

No quiero que este post sea una forma de culpar a unos u otros de lo que creo que puede pasar y de las actuaciones que se están llevando a cabo. Como ya he dicho antes, cada uno actúa de la forma que cree que es mejor para su negocio, y lo respeto. Nosotros llevamos tiempo haciendo hincapié y a nuestra manera y dentro de nuestras posibilidades, evitando actuaciones que creemos que son perjudiciales para el sector. Quizás estemos equivocados, pero intentamos hacerlo lo mejor que sabemos. Con este post, lo único que quiero es abrir un debate, y si puede ser, los ojos a alguno, porque como todos sabemos, el sector en este país goza de buena salud, aunque no tanto como nos gustaría, y está creciendo, pero si rompemos la cadena, siendo tan frágil, es probable que en un futuro cercano no podamos volver a arreglar alguno de los eslabones, y si acortamos la cadena, la "libertad" de movimiento y el alcance, será menor...

También puede ser, y sé que es el pensamiento de muchos, que cuando todo vuelva a la normalidad, a esa nueva normalidad, todo vuelva a ser como antes, esto solo haya sido algo pasajero para pasar el bache, y el sector vuelva a funcionar sin necesidad de sacrificar eslabones. Ojalá...

4 comentarios:

  1. Enhorabuena por el artículo tan bien argumentado. Ojalá pase pronto todo este jaleo y volvamos a la normalidad.
    Soy Mateo de Cerveza SanFrutos, de Segovia. Creo que tienes mucha razón en todo lo que comentas, y creo que muchas de las fábricas lo hemos tenido en cuenta y hemos hecho bien nuestro trabajo, tratando de respetar toda la cadena de distribución, tanto ahora como antes de que todo ésto ocurriese.
    Nosotros desde siempre hemos tenido una política de precios muy pensada, teniendo en cuenta los márgenes de los distribuidores y de las tiendas. Incluso con las cervezas que vendemos en supermercados. Así, el consumidor final, puede encontrar nuestras cervezas prácticamente al mismo precio en un ultramarinos, un gran supermercado, una tienda especializada y en nuestra web. Es cierto que estos días ofrecemos los portes grátis (a partir de una cantidad considerable) para incentivar la venta, y también algúna oferta a nivel local. Pero en general, los precios van a ser prácticamente los mismos, con la ventaja para nuestra tienda de que la cerveza posiblemente esté más fresca y la gran desventaja de que la variedad que podemos ofrecer no va a ser muy grande y va a estar limitada a nuestras cervezas. Yo mismo he hecho pedidos a alguna tienda en la que suelo comprar, y también a alguno de nuestros distribuidores para tener variedad en casa. Creo que son momentos confusos, y habrá quién tome soluciones algo desesperadas y puede que esté algo justificado. Nosotros siempre hemos tenido nuestra tienda online funcionando y hemos apostado fuerte por la cadena de distribución sin que ello suponga una contradicción. Y creo que la mayoría de la gente está actuando igual. De todas formas, sí es cierto que nuestras ventas online han crecido mucho en las últimas semanas y nos están ayudando a mantener la empresa algo activa, a nuestra gente trabajando algo y cobrando (hemos reducido jornada) y a cubri algunos gastos, pero sigue siendo un volumen muy pequeño comparado con cuando todo funcionaba bien.... Esperemos que pronto podamos volver a disfrutar de las cervezas en los bares y tiendas y que todos salgamos de ésto con salud y sin mucho sufrimiento económico...
    ¡Salud y cerveza!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mateo por tu punto de vista como elaborador. Es innegable que hay fábricas que lo hacen bien ya de normal, por eso no he querido generalizar. Son tiempos difícilespara todos, pero hay que tener cuidado con lo que se hace porque puede no haber vuelta atrás. Esperemos que pase lo antes posible todo esto y podamos volver a brindar en bares, tiendas, fábricas y donde haga falta, como hasta ahora.

      Eliminar
  2. Hola buenas mi nombre es Iñaki yo como cliente intentaré disfrutar de las ventajas que ahora se ofrecen pero cuando volvamos a la "normalidad"seguiré actuando como lo hacía antes,iré a los bares y tiendas especializados en excelentes cervezas, cuando vaya de viaje seguiré buscando las cervezas locales nada más un saludo y mucho animo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu aporte Iñaki, estos días hay mucha gente aprovechando lo que dices, y ese puede ser el problema a la larga, que igual a la vuelta puede que la tienda que luchaba por subsistir a duras penas, no vuelva a levantar la persiana, o puede que sí... Lo veremos en pocas semanas espero...

      Eliminar